Las TIC, ¿ángeles o demonios?

 

Versión ampliada del artículo “Las TIC, ¿ángeles o demonios?”, publicado en Revista América Economía, edición julio 2017.

Desde hace algún tiempo las tecnologías de la información y comunicaciones (las llamadas TIC) han impulsado la transformación del modelo de negocio aplicado en muchas empresas. A ellas hay que agradecerles las mejoras conseguidas por éstas en la eficiencia de sus operaciones diarias, el mejor uso de los recursos disponibles, unas relaciones más fluidas con empleados y proveedores, la apertura de nuevos mercados, un conocimiento más profundo de las necesidades de la clientela, etc. De este modo la utilización de las TIC y sus herramientas de apoyo a la toma de decisiones se han convertido en una pieza esencial para generar ventajas competitivas dentro de una organización.

Big Data, big profits

Las TIC “abren las puertas” a técnicas sofisticadas de análisis y aprovechamiento de la información, como –por ejemplo- las de Big Data.Este término describe el gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que cada día generan las actividades empresariales y que son susceptibles de ser utilizados de un modo tal que perfeccione el entendimiento del comportamiento humano y facilite la toma de decisiones[1]. La analítica de Big Data parte del principio que cuanto más se sepa sobre cualquier situación, más confiables serán las predicciones sobre lo que sucederá en ese campo en el futuro.

Un reciente estudio elaborado por Forbes y la consultora Ernst & Young[2] evidencia cómo el uso estratégico del Big Data está transformando los procesos tradicionales de las compañías, con un triple objetivo: hacerlas más competitivas, que generen mejores resultados con menos riesgos e internamente se estimule el desarrollo de nuevas iniciativas. Los hallazgos no pueden ser más auspiciosos, concretándose tanto en cambios positivos en la cultura corporativa como en resultados financieros. Respecto a estos últimos, con la introducción de la analítica Big Data, el 66% de las empresas que apostaron por ella lograron un aumento -como mínimo- del 15% en sus beneficios durante 2016. Adicionalmente, el 63% de las firmas usuarias aumentó sus márgenes operativos en más del 15% a lo largo del pasado año. Alrededor del 60% de las sociedades estudiadas consiguieron fortalecer sus puntos débiles para hacer frente a los riesgos a los que se enfrentaban en su sector.

 


[1]Al hablar de Big Data los expertos lo hacen en términos de petabytes y exabytes de datos. Un petabyte es equivalente a 1015, esto es 1.000.000.000.000.000 de bytes. A su vez, un exabyte es equivalente a 1018, esto es 1.000.000.000.000.000.000 de bytes.

[2]“Data & Advanced Analytics: High Stakes, High Rewards”, Forbes Insight & Ernst &Young Global Limited, March 2017

 

Si desea leer el artículo completo:

EL AUTOR

Sergio Torassa es MBA por IESE Business School de España y Máster en Dirección de Empresas Turísticas por la Universidad Autónoma de Madrid/La Salle International Graduate School. Es Economista y Chartered Accountat. Fue Profesor de Finanzas Internacionales de la Universitat Pompeu Fabra, Barcelona-España. Tiene más de 25 años de experiencia en el sector financiero y empresarial, adquirida en posiciones de alta dirección en instituciones en Reino Unido, España, Latinoamérica y Ecuador. Actualmente es socio de Diagnóstico & Soluciones, consultora especializada en reestructuraciones empresariales, con sede en Barcelona, España.

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios