Saque todo el partido al pago móvil

 

Pagar un café, el metro o una cena a medias con los amigos son transacciones cotidianas que ya se pueden hacer con el teléfono móvil. Pero este tipo de pago va más allá de sustituir la tarjeta por el teléfono en una transacción económica. Los directivos deberían pensar menos en la tecnología per se y más en cómo las nuevas funcionalidades del pago móvil hacen posibles propuestas de mayor valor para el cliente. Lograrlo no es fácil: hay que alinear muchos actores en un ecosistema de negocio tan poblado como diverso. Este artículo presenta un sencillo modelo con tres factores de éxito que podría ayudarle a la hora de valorar posibles soluciones de pago móvil.

Herramientas y marcos:

- La figura "El ecosistema del pago móvil" muestra los diferentes elementos y actores que hacen posible este tipo de transacciones.
- La figura "Los motores del pago móvil" expone los factores que impulsan la oferta y la demanda, así como otros activos complementarios que pueden acelerar la adopción de un sistema de pago móvil.
- La figura "El modelo en acción" muestra los resultados de un sistema de pago móvil en función de si solo aborda una necesidad comercial o un punto crítico para el usuario final, si también usa la tecnología o la plataforma adecuada, y si además es capaz de movilizar el ecosistema.

Ejemplos citados:

Google Play, iTunes, PayPal, Venmo, Starbucks, Rabobank, Alcatel-Lucent, Apple, Google, Samsung, Safaricom, M-Pesa, Red Envelope, WeChat, Tencent, Tenpay, Spring Festival Gala, Alibaba, Alipay, Chase Pay, JP Morgan Chase y Square Wallet.

Investigación original:

El artículo se basa en la investigación del autor en el campo de la gestión de la cadena de suministro, sobre todo los conflictos de interés entre compradores y proveedores, y las palancas clave de la competitividad de la industria y los servicios en Europa.

Si desea leer el artículo completo:

SOBRE EL AUTOR

Eduard Calvo es profesor agregado del departamento de Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones en el IESE.

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios