El entorno digital: cómo incide en el marketing actual

 

Ya en 1999, en un histórico y en ese entonces revolucionario documento, el Cluetrain Manifesto, Levine, Locke, Searls y Weinberger anticiparon los grandes cambios que el Internet  traería en el entorno socio económico y su influencia en la manera en cómo las empresas enfrentarían sus negocios. En 95 tesis, el documento vislumbraba ya una nueva forma de comunicación y relacionamiento entre las organizaciones con sus stakeholders, clientes y consumidores… Y eso que, aún en ese entonces, no existían plataformas digitales como las redes sociales, o al menos, no como las conocemos hoy.

Entre otras tesis, los autores entienden ya a los mercados como conversaciones entre dos o más agentes; una comunicación, por tanto, en doble vía, muy diferente a la que hasta entonces se acostumbraba a través de los medios tradicionales, basada en un flujo de ideas y mensajes de un emisor a un receptor. Basta pensar, por ejemplo, la linealidad de la transmisión de un anuncio en televisión, radio o prensa, frente a las múltiples oportunidades de respuesta e interacción que ofrecen las diferentes plataformas digitales en la actualidad. Y es que sí, es una realidad: los clientes hoy están en capacidad de opinar, interactuare intercambiar información sobre los productos, servicios y marcas, configurando así un contexto radicalmente diferente a aquel en el cual las empresas estaban acostumbradas a trabajar. Cabe entonces la pregunta: ¿es consciente su empresa o negocio de esa realidad? ¿Asume la organización ahora más que nunca —si antes no era ya así—, que es el consumidor quien realmente determina la demanda real y potencial y, por tanto, el comportamiento de los mercados?

Bajo esta perspectiva, es oportuno considerar cuál es el rol de Internet y las diferentes plataformas digitales disponibles en el Marketing actual.

En primer lugar, el Internet es una fuente básica, directa y fundamental, no sólo alternativa, en la búsqueda y acceso a la información por parte de los consumidores. Cada vez más los clientes deciden su compra basados en datos previos, obtenidos en diferentes plataformas digitales, sea desde los básicos sitios Web hasta cualquiera de las redes sociales existentes. Hay que preguntarse por tanto: ¿estamos presentes, y en qué forma, en el entorno digital? ¿Nuestra presencia es activa o pasiva? ¿Estamos en control de la información disponible y existente?

En segundo término, las plataformas digitales inciden ya en la propuesta de valor de la empresa.

Si desea leer el artículo completo:

SOBRE EL AUTOR

José Aulestia Valencia es PhD en Dirección de Empresas Internacionales por la Universidad Antonio Nebrija, Madrid, España, y Máster en Economía y Dirección de Empresas por IESE Business School, Barcelona. Es consultor y asesor para varias empresas en Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela, y Socio – Gerente General de Básica Latam, agencia de publicidad digital.

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios