El turno de las ciudades

 

Durante el pasado mes de octubre se desarrolló, en Quito, la tercera Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, llamada HABITAT III. Los objetivos de este magno evento –que se celebra cada 20 años– son los de reforzar el compromiso mundial en pos de una urbanización sostenible y hacer seguimiento a la implementación de la “Nueva Agenda Urbana, elaborada en la anterior reunión Hábitat, que tuvo lugar en Estambul en el año 1996.

Desde aquella cita en Turquía, han emergido dos tendencias trascendentales: nuestro planeta está siendo crecientemente urbanizado y este cambio demográfico se ha constituido es una de las fuerzas más poderosas de transformación de la economía. En este sentido, la población urbana mundial superó a la rural por primera vez en la historia de la humanidad en el año 2007  y se espera que en el futuro esta propensión hacia lo urbano se mantenga. De hecho, todo apunta a que en 2050, el 70% de la población mundial será urbana. China y la India tendrán 1.000 millones de personas viviendo solo en ciudades. Desde 1990, más del 75% de la población de Estados Unidos ya vive en ciudades. Y para las siguientes dos décadas se unirán a esta corriente Francia, España, Inglaterra, México, Corea, Australia y Brasil.

Urbanización y prosperidad

Pero no solo vamos de camino a un mundo más urbanizado, sino también más próspero. Como muestra el Gráfico Nº1 (para verlo, descargar artículo), el crecimiento poblacional ha contribuido con más de la mitad del crecimiento del PIB de las grandes ciudades entre 2000 y 2012. A su vez, las ciudades han  aportado alrededor del 75% del PIB mundial.

Esta peculiaridad es además global, ya que la importancia económica de las aglomeraciones urbanas es evidente en todas las regiones de la Tierra. Sirva como ejemplo New York y Los Ángeles, que contribuyen ellas solas con el 13% del PIB de los Estados Unidos. Al otro lado del Atlántico la situación es parecida, ya que Londres y París aportan con el 9% del PIB europeo. El futuro no es menos promisorio, ya que estimaciones fiables apuntan a que entre 2015 y 2030, las ciudades generarán el 86% del crecimiento del PIB global.

Las ciudades constituyen también un extraordinario catalizador de las potencialidades propias del talento humano. No solo ahora, sino desde antaño. Ya a finales del siglo XIX, el escritor y médico británico Arthur Conan Doyle publicó un estudio sobre “La distribución geográfica del intelecto británico”. En él, el creador de Sherlock Holmes, hacía un inventario de los que denominaba británicos eminentes y sesorprendía al descubrir que 235 de las 824 personalidades identificadas en todo el país eran londinenses: a pesar de representar solo un 7% de la población británica, Londres contribuía con cerca de un tercio a la producción de talentos del Reino Unido.

Si desea leer el artículo completo:

SOBRE EL AUTOR

Sergio Torassa es MBA por IESE Business School de España y Máster en Dirección de Empresas Turísticas por la Universidad Autónoma de Madrid/La Salle International Graduate School. Es Economista y Chartered Accountat. Fue Profesor de Finanzas Internacionales de la Universitat Pompeu Fabra, Barcelona-España. Tiene más de 25 años de experiencia en el sector financiero y empresarial, adquirida en posiciones de alta dirección en instituciones en Reino Unido, España, Latinoamérica y Ecuador. Actualmente es socio de Diagnóstico & Soluciones, consultora especializada en reestructuraciones empresariales, con sede en Barcelona, España.

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios