Redactar mal puede ser peligroso para su empresa

 

Durante 15 años trabajé en una institución bancaria del Ecuador haciendo una de las cosas que más me gusta: escribir. No eran precisamente cartas comerciales ni redacción creativa: eran manuales de procedimientos e instrucciones que se enviaban desde la Casa Matriz a todas las sucursales y agencias. Durante esta etapa de mi vida aprendí lo importante que es redactar bien una frase, analizar su sintaxis, buscar en el diccionario el significado exacto de alguna palabra —o si esa palabra existía para la Real Academia de la Lengua Española—, tomarse el tiempo para revisar la ortografía, entre otras cosas.

La mala redacción puede llevar a que algo se entienda en el sentido contrario y en un contexto de dar instrucciones podría provocar el caos.

Hoy en día, comunicarse a través de Whatsapp es lo más común. Y por tanto, los emoticones y las palabras cortadas han llegado a reemplazar a la palabra hablada. El correo electrónico cada vez más va pasando a un segundo plano en la comunicación, inclusive a nivel de la empresa en donde una instrucción por Whatsapp o por celular es inaceptable.

¿Qué sucede con la redacción hoy en día? Pues que si no hacemos un esfuerzo por escribir correctamente, podemos olvidarnos de hacerlo. Así como se olvida un idioma extranjero que no se practica con frecuencia.

Josh Bernoff, co-autor del libro “Groundswell” y vicepresidente de Forrester Research, una empresa que se dedica a investigar cómo la gente utiliza las tecnologías en la comunicación, considera que una buena redacción expresa liderazgo coherente e impulsa la productividad y por el contrario, una redacción ambigua diluye el liderazgo. ¿Qué pensaría usted de la CEO de Yahoo, Marissa Mayer, si ella hubiera escrito la palabra “increíble” cuatro veces en un solo párrafo de correo electrónico para informar a su personal sobre la venta de la empresa a Verizon? Simplemente que le falta un poquito de cultura… o que estaba muy nerviosa y no se dio cuenta. Pues así ocurrió.

Por eso vale tener en cuenta lo siguiente:

- Los gerentes, desde el CEO y hacia abajo, deben dar el ejemplo comunicando exactamente lo que quieren en las primeras dos oraciones de todo lo que escriben.

- La correcta redacción en Marketing es fundamental. La claridad con que usted hable de sus productos a los clientes conseguirá crear un ambiente de confianza para negociaciones exitosas.

- Una buena redacción está formada por oraciones bien estructuradas, en voz activa para explicar lo que está ocurriendo, lo que debería suceder y lo que la gente debe hacer.

- Acudir muchas veces al Diccionario de la Real Academia —está en internet— le ayudará a utilizar palabras que sí forman parte del castellano. Por ejemplo, con mucha frecuencia escucho y leo la palabra “aperturar”. ¿Sabía que no existe? Existe la palabra “apertura” pero muchas personas la han hecho verbo y esto se ha difundido como una verdad.

- Una cultura de buena redacción fomenta la productividad en la empresa. ¿Se imagina el tiempo —y dinero— que pierden sus colaboradores tratando de interpretar correctamente ideas mal escritas? ¡Piénselo!

SOBRE LA AUTORA

Patricia León González es Master en Dirección de Empresas MBA por el IDE Business School y Licenciada en Sistemas de Información por la Escuela Superior Politécnica del Litoral.

 

 

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios