¿Cómo serán los próximos dos años?

 

Antecedentes

Cerrando el primer bimestre del 2016, los criterios sobre el futuro empiezan a dividirse fuertemente entre los que no consideran que la coyuntura económica a largo plazo sea crítica y quienes afirman que no solo va a ser muy complejo el panorama, sino que ya es totalmente notorio el impacto que se tiene en este momento.

Análisis

Detalle macro de lo que puede estar aconteciendo

Si vemos lo que publica el CESLA (Centro de Estudios Latinoamericano), en su última publicación de enero de 2016, “el crecimiento económico se sitúa cercano a cero. La convulsa situación actual, caracterizada por la caída en los precios del petróleo, el fortalecimiento del dólar, el elevado riesgo país y la incertidumbre proveniente de mercados internacionales como el de Rusia y China han contribuido al empeoramiento de la balanza comercial y del desempeño de la economía. Por el lado de la demanda, pese a los elevados niveles de gasto público, la inversión y el consumo privado se han visto perjudicados. Por último, la inflación se estabiliza, mientras que la tasa de paro continúa en ascenso”. Al analizar esto podemos tener un criterio muy claro de un estancamiento de la economía, un deterioro de la balanza comercial por la dependencia tan grande a nivel comercial que se tiene de las importaciones, debido al elevado gasto público que ha facilitado que emerjan negocios basados en activos corrientes y no en activos fijos, dadas las bajas expectativas que tienen los empresarios en el largo plazo; y a todo esto le acompaña una apreciación del dólar que empeora la situación competitiva de nuestras exportaciones.

Cómo se maneja la liquidez de la economía

El Presupuesto General del Estado arranca con problemas de déficit debido al precio actual del petróleo versus el pronóstico con el que se presupuestó; extra a eso los gastos e inversiones planificadas son mayores a los recursos que puede tener el Estado, por ello el gasto público sufriría recortes, para mantener un déficit que se ve deteriorado como consecuencia de la reducción en los ingresos procedentes del petróleo como hemos mencionado. Esta situación se complica debido a la reducción de la deuda externa y las dificultades para poder financiar los déficits presupuestarios. Por otra parte, el riesgo país dificulta la inversión del extranjero y colocar bonos en el mercado internacional y, como punto adicional, las reservas internacionales han caído a sus niveles más bajos desde el año 2012.

Si desea leer el análisis completo:

SOBRE EL AUTOR

Juan Pablo Jaramillo Albuja es Economista de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Realizó la Maestría en Administración de Empresas (MBA) en el IDE Business School. Actualmente es catedrático de esta escuela y se desempeña como Gerente Comercial de Industrias Ales C.A., Gerente General de Agrovolcanes Cía. Ltda., y miembro del Directorio de Polypapeles Cía. Ltda.

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios