Diversidad: esta es la cuestión

 

A pesar de los esfuerzos que están llevando a cabo las empresas de Silicon Valley por aumentar la diversidad en sus plantillas, hace unas semanas, salió en prensa la falta de progreso. Facebook sigue teniendo mayoría de hombres blancos en su empresa: 55%, y sólo 4% latinos y 3% afroamericanos. Y Google tiene similares números: 60% blancos, 31% asiáticos, 2% afroamericanos y 3% hispánicos.

Para remediarlo, Facebook ha creado programas para llegar a candidatos diversos y está trabajando para reducir los prejuicios inconscientes en los directivos. Google, Pinterest, Twitter han puesto en práctica programas similares a Facebook. Intel y Google dicen que han destinado cientos de millones de dólares para mejorar la diversidad en los próximos años, atrayendo más mujeres y minorías en el sector tecnológico.

Hace unos meses impartí una clase sobre diversidad en los Consejos en el Programa Enfocado IESE-Harvard realizado en el IESE Business School. La falta de diversidad en los Consejos de Administración es una realidad: las minorías y las mujeres siguen siendo pocos, aunque su número va evolucionando en el tiempo. Las cuotas obligatorias son una opción para revolucionar la situación, pero pueden tener un efecto “boomerang” negativo.

Tener buenas prácticas y políticas de empresa para ampliar la diversidad del personal no es suficiente. Hace falta que sean aplicadas por los directivos de los distintos niveles y que éstos sepan dirigir esa diversidad, incluyendo a todos desde sus diferencias y generando sinergias. Para que la cultura empresarial sea inclusiva se requiere valorar la diversidad desde la dirección general, trabajar los prejuicios inconscientes y las autolimitaciones adquiridas, además de ser conscientes del filtro que suponen las prioridades personales.

Los programas directivos dirigidos a mujeres en los Consejos de Administración están ayudando a muchas potenciales Consejeras a llegar a los Directorios de empresas, y a las que ya lo son, a entender mejor su aportación diferencial. Esta formación específica dirigida a mujeres ayuda a superar muchos obstáculos con los que se encuentran.

Un buen ejemplo de empresa tecnológica diversa de la que se puede aprender es Xerox. Su CEO es una mujer afroamericana, Ursula Burns, que estuvo en IESE hace un tiempo. Ella ha conseguido llegar a CEO por las amplias políticas de diversidad que estableció su predecesora, mujer CEO también.

Los nuevos milenials piden más flexibilidad y diversidad a las empresas. ¡Y ellos son más multiculturales que nunca!... La diversidad es uno de los factores de éxito de las empresas, siempre que vaya unido a la inclusión. Ambos criterios van a seguir creciendo en importancia en la empresa.

SOBRE LA AUTORA

Nuria Chinchilla Albiol es Doctora en Dirección de Empresas y MBA por el IESE de la Universidad de Navarra y es Licenciada en Derecho por la Universitat de Barcelona. Autora del libro Rotación de Directivos, ganador del premio EADA en 1996, y coautora de varios libros sobre cambio organizacional, organizaciones familiarmente responsables y conciliación entre la vida laboral y familiar, fue nombrada "Mejor Mujer Directiva del Año" por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE). Es la única mujer incluida en la lista de los "10 Mejores Directivos" de España.

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios