¿Trabajo infantil? ¡No!

 

¿Sabía usted que en el mundo hay más de 200 millones de niños que trabajan? Según la Organización Internacional del Trabajo –OIT–, el trabajo infantil es una actividad económica realizada por niños o adolescentes, cualquiera que sea su condición —asalariada, independiente, familiar no remunerada y otras—, que les priva de su infancia, impide o limita su desarrollo y sus capacidades y violenta su dignidad. Esta organización determina que al 2012, el número de niños entre 5 a 17 años que se encuentran en condiciones de trabajo infantil en el mundo, bordea los 215 millones, en  América Latina son cerca de 14 millones[1] y, según estadísticas oficiales, en Ecuador son algo más de 350 mil.

Esta realidad se asocia a varios factores económicos y sociales de cada país, entre los que se tiene la pobreza, falta de una educación aceptable y accesible, normas y actitudes sociales y demanda de empresa, hogares, granjas o negocios familiares (OIT, 2010). Quienes están llamados a trabajar por la erradicación del trabajo infantil, no es solamente el Estado, sino toda la sociedad civil, la familia y también la empresa.

¿O sea que este tema debe preocuparme a mí como empresario? ¡Por supuesto que sí! En principio, por ser un aspecto prohibido por la ley; luego, por los riesgos para la empresas, pues se debe recordar las demandas o denuncias que en el tiempo se han presentado a importantes empresas como GAP, NIKE y otras de varios sectores económicos sobre la presencia de trabajo infantil en la cadena de suministros, por ejemplo, lo cual ha significado una afectación a la imagen y reputación de la marca y, en algunos casos, incluso ha afectado las finanzas de las empresas por las reacciones adversas de los consumidores ante este evento. Pero sobre todo, por razones más profundas como la ética y la sostenibilidad de largo plazo.

Y en Ecuador, ¿los empresarios estamos haciendo algo sobre este tema? Le tengo buenas noticias: en el 2012 el Ministerio del Trabajo y UNICEF promovió la creación de la Red de Empresas por un Ecuador Libre de Trabajo Infantil, una alianza público-privada por el desarrollo, que cuenta con 27 empresas de diferentes sectores productivos que trabajan en varios frentes, tales como institucionalización de políticas y prácticas internas de erradicación de trabajo infantil (ETI), establecimiento de procesos de sensibilización sobre la temática a los colaboradores, proveedores o distribuidores y el desarrollo de inversión social en temas de educación, empleo decente, empleabilidad, etc., acciones que son parte de la estrategia de responsabilidad social y sostenibilidad, en las que participan diferentes áreas de gestión de las empresas.

Es deseable incrementar el número de empresas que quieran trabajar para que los niños del Ecuador tengan una infancia y adolescencia plenas en el goce de sus derechos. ¿Se anima usted a hacerlo? ¡Estoy segura que sí!



[1]El 64,3% de los niños se encuentran laborando en trabajos considerados como riesgosos o peligrosos

SOBRE LA AUTORA

Mónica Torresano Melo es Economista y MBA, profesora e investigadora del IDE Business School. Se desempeña como consultora en responsabilidad social y sostenibilidad en importantes empresas y en entidades gubernamentales, así como consultora en planificación y economía en proyectos de organismos de apoyo al desarrollo y en el sector público.

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios