La publicidad no es lo que era

 

“¿Has hecho alguna vez clic AQUÍ con tu ratón? LO HARÁS”. Este era el mensaje del primer banner de la historia, que AT&T incluyó hace veinte años en la edición online de la revista Wired. No es de extrañar que el texto invitara a la acción: no existían precedentes, así que los lectores necesitaban un empujón que les incitara a clicar en aquel rectángulo de 468 x 60 píxeles. Por lo demás, todo era muy elemental: un único texto con un mensaje básico dirigido a cualquiera que visitara aquella página web, fuera quien fuera y lo hiciera desde donde lo hiciera.

Parece que hemos pasado de la prehistoria a la modernidad en solo dos décadas. Hoy la publicidad digital no tiene casi nada que ver con aquello, más allá de que su finalidad sigue siendo la misma. Pero algunas tendencias podrían hacer que, cuando volvamos la vista atrás dentro de unos pocos años, la situación actual nos parezca mucho más próxima a la época en que el hombre esculpió sus primeros textos sobre piedra de lo que pensamos.

Auge de la imagen. En 2006, Google pagó 1.650 millones de dólares por una empresa que no llegaba a los dos años de vida, lo que en aquel momento podía parecer una locura. Pero el tiempo le ha dado la razón. El crecimiento del consumo de imágenes y vídeos se ha disparado y hoy Youtube factura 1.500 millones de dólares netos al año. El despegue de Pinterest en 2012 supuso un crecimiento del 4.000% en dispositivos móviles y más del 1.000% en dispositivos de sobremesa. E Instagram creció el año pasado más que Twitter, Facebook y Linkedin juntos. Todo indica que la publicidad que contenga imágenes relevantes y no solo texto, como sucede con la publicidad en buscadores, tiene un futuro prometedor. La previsión de Forrester es que la publicidad en vídeo se multiplique por tres de aquí a 2017.

Si desea leer el artículo completo:

SOBRE EL AUTOR

Pablo Foncillas es profesor del IESE Business School en el departamento de Dirección Comercial donde imparte clases en programas ejecutivos abiertos, MBA y Executive MBA, además de ser director académico de international in company programs. Desde la década de 1990, ha compaginado su actividad directiva junto con la académica y de consultoría en múltiples empresas. Tiene el grado de MBA por el IESE Business School y es Licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona.

Ha contribuido al crecimiento de multinacionales en varios sectores (servicios de marketing, alimentación, líneas aéreas, utilities y ocio) y países. desde diferentes cargos tanto en local, nacional, regional como mundial. En ellas ha ayudado a desarrollar la comercialización de más de 150 marcas en más de 25 países, ocupando roles comerciales o de dirección general ya integrado como miembro del comité de dirección. Algunas marcas para las que ha trabajado son United Airlines, Carbonell, Schweppes, Port Aventura, Star Alliance, Danone, Spanair, entre muchas.

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios