Lecciones de la crisis para directores financieros

analisis

La crisis económica que estamos viviendo ha tenido una clara dimensión financiera. El crecimiento sin precedentes del sector financiero y del apalancamiento empresarial durante los años del boom ha llevado a la actual preocupación sobre los balances empresariales.

En este contexto, la dirección financiera ha cobrado un papel central en la estrategia y la ejecución diaria de las empresas. Sin embargo, este protagonismo no es necesariamente una buena noticia para los directores financieros. Como resultado de la crisis, muchas empresas han visto afectada su capacidad para implementar una visión estratégica por razones estrictamente financieras.

Desinversiones, venta de activos, restructuración de deuda, pérdidas significativas por una gestión inadecuada de riesgos financieros o ampliaciones de capital con altos costes de dilución para los accionistas son ejemplos de decisiones a las que multitud de directivos financieros se han tenido que enfrentar en los últimos años.

Estas decisiones son, en parte, el resultado de una gestión que durante el periodo de crecimiento había resultado en estructuras financieras en las empresas inapropiadas para sus negocios. En muchos casos la debilidad en esta estructura era superior a la justificable por el deterioro de la demanda o por la falta de oportunidades de negocio.

Las razones de esa debilidad no eran únicas. En algunos casos, la función financiera en las empresas se había relajado. Durante un tiempo fue fácil conseguir financiación, a costes cada vez menores y para cualquier proyecto (casi independientemente de su rentabilidad). En otras empresas, la dirección financiera se estaba convirtiendo en el centro de rentabilidad de la empresa, y muchos proyectos solo se percibían como generadores de valor por su ingeniería financiera.

Lo cierto es que la crisis está suponiendo un proceso de aprendizaje sobre los aspectos financieros de la gestión para todos: empresas del sector financiero, directores financieros de empresas, gobiernos y reguladores.

En este artículo me propongo revisar tanto los aspectos relacionados con las funciones de los departamentos financieros que nos llevaron a esta vulnerabilidad, como las nuevas actitudes y obligaciones que los directores de estos departamentos deberían desarrollar para contribuir a la salida de la crisis y, por qué no, a intentar evitar una próxima.

La triple función de las finanzas corporativas

Las funciones de un departamento financiero son múltiples y variadas. No son estables en el tiempo y pueden cambiar en cada empresa en función de su historia, el ciclo económico y las características personales del director financiero o de otros miembros del equipo directivo.

Sin embargo, podríamos acotar las funciones típicas dentro de tres áreas: control y auditoría dentro de la organización; tesorería y captación de financiación para la empresa; y funciones más estratégicas y de predicción del entorno.

Artículo escrito por: José Manuel Campa, Profesor de Economía y Finanzas

Si desea leer el artículo completo:

descargar articulo

 

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios