La macroeconomía mundial

...en un equilibrio inestable. La crisis del sector inmobiliario y financiero en los Estados Unidos no termina aún de dar sus últimos coletazos.

 Los principales analistas mantienen aún sus dudas de la profundidad de la recesión en la economía americana, y más aún sobre el momento en que se saldrá de la misma, aunque la mayor parte de pronósticos apuntan a que el 2009 será ya mejor. Pero el gran problema de fondo es que se mantienen presentes (y latentes) tensiones graves de la economía: la desconfianza que han generado el mercado de vivienda y financiero, la bajísima tasa de ahorro del conjunto de la economía que sigue requiriendo enormes flujos de capital para financiarse, el gran déficit externo (que no es sino la contraparte de la necesidad de flujos de capital) que no parece disminuir, el déficit fiscal que incluyendo las proyecciones del déficit actuarial de la seguridad social es enorme, la caída del dólar frente a todas las monedas del mundo (salvo el bolívar venezolano ...por algo será no?) y finalmente las dudas sobre lo que pueden o quieren hacer los candidatos presidenciales de los cuales uno estará en el poder en menos de un año. Pero el panorama no es muy bueno en otras latitudes.

 

El Japón vuelve a su tendencia medio deflacionaria y medio recesiva. Europa con el euro muy fuerte, se desacelera. Pero aún hay buena salud en los países petroleros, en varios latinoamericanos y los asiáticos que siguen empujando la locomotora. Mientras tanto, la Reserva Federal tuvo que tomar acciones casi inéditas en su historia, como el haber adquirido de un banco privado, paquetes de papeles de mala calidad (pagados con emisión monetaria naturalmente) para que el balance de la institución sea de mejor calidad y pueda ser adquirido por otra institución financiera y de esta manera evitar el contagio de quiebras dentro del sistema. Esto ha generado discusiones muy importantes en los EEUU (algo similar a lo que sucedió en el Ecuador en el momento de la crisis bancaria). ¿Es lógico que la Reserva Federal intervenga para salvar a instituciones privadas? Los que responden NO, dicen que de esta manera se profundiza el riesgo moral es decir la percepción afectado por la recesión económica, el desempleo y menores ingresos. Es decir por cualquiera de las vías, cuando se han cometido errores de magnitud como ha sido el permitir que crezca esta burbuja financiera y de activos, la sociedad termina pagando los platos.

Cuando surge la gran crisis financiera y de vivienda en el 2007, la gente se hace una pregunta muy obvia y sencilla ¿dónde y cuándo surgió este problema?

La pregunta es: ¿cómo los paga?. Pero también la pregunta es: ¿en qué caso se da mejores señales para que esto no vuelva a repetirse en el futuro? Otro tema de discusión que ha surgido en los EEUU es el rol que debe jugar la Reserva Federal en mover tasas de interés y tratar de llevar al mercado y a la economía en la dirección que le parece más conveniente. Durante mucho tiempo Alan Greenspan, Presidente de la Reserva Federal, durante casi dos décadas fue considerado el mago monetario porque logró llevar (aparentemente) a la economía americana a través de aguas turbulentas como el conato de recesión de inicios de los 90, el estallido de la burbuja tecnológica a fines de la misma década, y el impacto humano y de desconfianza que generó el 11-S. Lo hizo ajustando las tasas de interés de referencia del mercado, y en consecuencia la liquidez de manera tinosa, con parcimonia cuando la economía se mantenía estable y con rapidez cuando surgieron los momentos de crisis. Así parecía el mundo color rosa. Pero cuando surge la gran crisis financiera y de vivienda en el 2007, la gente se hace una pregunta muy obvia y sencilla ¿dónde y cuándo surgió este problema? Y muchos (cada vez más) miran hacia atrás y encuentran el origen en los años de bajísimas tasas de interés (hasta el 1% en el 2002-2003) que impulsó la FED para superar los efectos de los shocks. Son esas tasas de interés tan bajas las que proveyeron la liquidez y el espacio para que los banqueros (siempre ávidos de dinero y de innovaciones) tomaran una ruta errada. Hoy, Alan Greenspan ya no es el héroe que fue. Y surge entonces la duda ¿si se hubiera dejado al mercado ajustarse naturalmente, hubiera generado mejores resultados? Hay los que responden SI, porque el mercado (con todos sus defectos) conoce mejor dónde está y a dónde va. Otros dicen que NO, porque el mercado tiene una bajísima capacidad de mirar hacia el futuro y en consecuencia, enfrentado a la crisis, hubiera apuntado en la dirección equivocada. Como revista PERSPECTIVA no tomamos posición, dejamos a los lectores estos temas esenciales como elemento de análisis y reflexión (sin embargo, el Director de la revista Pablo Lucio-Paredes se inclina por contestar NO a los interrogantes del párrafo anterior, y SI a los del último).

 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios