Cuando Rebeca Grynspan (2008) afirma que "La democracia es y debe ser un tipo de organización política de y para ciudadanas/os…que pone en juego no sólo la ciudadanía política que sanciona el régimen sino también fundamentales aspectos de la ciudadanía civil, social y cultural," está evidenciando que la construcción de la democracia tiene que ver con una agenda política que reconozca tanto las inequidades como las desigualdades. Con ello se trasciende hacia un enfoque de gobernanza que no solamente permea el ejercicio del poder y la forma participativa en que se debe ejercer, sino que permite comenzar a refl exionar sobre un tema trascendental "la ética" de las y los ciudadanos, pero especialmente "la ética de los elegidos".

Todos los seres humanos, sea cual sea nuestra dedicación debemos revisar nuestros actos y garantizar que nuestro proceder está dentro de la norma o institución que, de acuerdo a Douglas North (1993), regula el comportamiento en la sociedad, sea ésta una norma legal o simplemente una gestada por la costumbre, los valores o los principios universales del derecho humano. Pero aquellos que negocian, diseñan, implementan políticas, y sobre todo aquellos que ostentan cargos de elección popular, deben revisar ese enfoque con mayor detenimiento. Pasar de elegido a electo, y ejercer un cargo, no es un simple derecho que otorgan los votos, sino que implica revisar y planificar el ejercicio del cargo de acuerdo a una regla universal, práctica y desarrollada de manera creativa por Marianne M. Jennings (2003) en su famoso libro "Un relato sobre ética, opciones, éxito (y un conejo muy grande)," que aborda el tema de las frustraciones que tenemos muchas personas al evaluar que la vida y la gente no son siempre justas, pero sobre todo que las personas que son "buenas/os" no siempre ganan; la recomendación central de este cuento de negocios es que es necesario "Hacer lo correcto y lo que está bien".

En nuestras sociedades, por ventura o por desgracia, no todos los que hacen lo correcto tienen garantizada la realización, éxito, reconocimiento y mucho menos, son consideradas personas de bien, por el contrario la vida nos brinda elementos para evidenciar que las acciones no adecuadas terminan siendo recompensadassocialmente de mejor manera. Por ello, volver a la ética hace pensar en esa frase fundamental "Hay que hacer lo correcto y lo que está bien".

Cuando se habla de la ética del elegido, es necesario partir de un supuesto fundamental, la democracia no es exclusivamente electoral, la democracia electoral es una condición necesaria pero no suficiente para lograr una sociedad con equilibrio democrático. Según Fátima Anastacia (2008) "el desafío que enfrentan la política y la democracia en América Latina se refi ere a la materialización de reformas…orientadas a la re-construcción del Estado y las Instituciones políticas, para garantizar la vigencia de un orden político que responda mejor a los intereses de los ciudadanos y sea más responsable ante ellos."

Ante esta dicotomía entre ser electo y ser responsable, que se fundamenta entre lograr democracia electoral y democracia integral, la solución ética de hacer lo correcto y lo que está bien pasa por cuatro ejes principales:

  • Los elegidos (a cualquier nivel) deben ser capaces de conciliar el ejercicio de los derechos humanos con una condición de BIENSER de los ciudadanos.
  • En el marco de la gobernanza, el ejercicio del poder debe garantizar no solamente responder a las mayorías, sino también hacerlo de manera transparente, empoderando a los pobres y garantizando que la sinergia entre sectores y grupos permite avanzar en la construcción del desarrollo.
  • La política pública no solamente debe ser gestada y negociada en un marco de gobernanza "saludable", sino que debe garantizar que promueve el liderazgo de los actores, y la igualdad de oportunidades y derechos.
  • Para garantizar ética, gobernanza e igualdad de oportunidades y derechos, no basta ser electo, es necesario ser responsable por la elección.

Lo anterior vuelve la reflexión sobre la gobernanza en algo mucho más profundo e importante para las sociedades, el ejercicio del poder de manera participativa y transformado en estrategias de toma de decisiones, que no solamente deben ser creativas, sino también incluyentes y aportar al desarrollo de manera significativa. Por ende, en los contexto sociales a nivel municipal, regional y/o nacional debe pensarse en formas alternativas para promover la gobernanza.

Si la gobernanza plantea y promueve procesos de toma de decisiones de manera incluyente, participativa, transparente y ética; cabe ahora revisar cómo construir dichos procesos de manera creativa. En el caso de Centro América hay una experiencia transcendental en este aspecto, está centrada en lograr la participación de las mujeres en la gobernanza de los territorios. El Programa Mujeres y Desarrollo Económico Local ha experimentado, probado y demostrado que una forma de lograr y potenciar la igualdad de oportunidades y derechos económicos de las mujeres en el espacio territorial es la consolidación, al interior de las Agencias de Desarrollo Económico Local (ADEL) de Centros de Servicios para la Empresarialidad de las Mujeres (CSEM). Esta experiencia demuestra y hace evidente, que al tener espacios en las ADEL para potenciar su rol y enfoque en la esfera productiva, las mujeres no solamente participan de la gobernanza al tomar decisiones, sino que permiten que sus activos tangibles e intangibles se potencien y generen sinergias que promuevan el desarrollo territorial. Pero de manera paralela a esta participación en la toma de decisiones, se fortalece el liderazgo femenino emprendedor, con lo cual el potencial de las ADEL se expande desdeuna mayor participación en la toma de decisiones a una potenciación de la mujer como actora y autora del desarrollo.

Reflexionar sobre este aspecto, hace pensar que la ética del elegido no solamente implica encontrar creatividad en el hacer político, sino tener claro el objetivo de inclusión y equidad en su ejercicio como electo, aprovechar los espacios de toma de decisión público-privados como las ADEL puedeser un camino importante, pero en ello se ven inmersos varios aspectos: no puede lograrse el verdadero ejercicio de la Gobernanza en las ADEL sin un proceso que evidencie que existe la ética para hacerlo, por otro lado no es factible que los CSEM funcionen si su operatividad no es funcional alos emprendimientos de las mujeres; finalmente, sin una política de desarrollo territorial que considere las ADEL como parte de la institucionalidad, el potencial de dichas agencias se ve limitado a su operatividad y los aportes que reciban de donantes.

Aunque todos los que vivimos en América Latina somos partidarios de la necesidad del ejercicio democrático, también incluye pensar en que su institucionalidad debe garantizar y extender los derechos de los ciudadanos, con ello el enfoque territorial toma fuerza, no porque sea clave para consolidar el empuje económico desde los espacios territoriales, sino porque parte del supuesto que es en ese espacio donde con mayor agilidad y fuerza puede construirse la gobernanza como proceso incluyente de toma de decisiones. Por ello es clave revisar las formas, espacios y garantías que el desarrollo territorial promueve para hacer de la gobernanza, no un concepto más expresado por los elegidos, sino una práctica diaria de aquellos que al ser electos practican: La ética del elegido.

La gobernanza plantea y promueve procesos de toma de decisiones de manera incluyente, participativa, transparente y ética; cabe ahora revisar cómo construir dichos procesos de manera creativa

Descargar

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios