Entre 1986 y 1989 todos los ecuatorianos esperábamos un regalo de Navidad, que lo ofrecía al Ecuador el atleta "cuencano de oro" Rolando Vera, con la carrera de San Silvestre en Sao Paulo; estehombre de pequeña estatura y de enorme corazón, ganaba el primer puesto en esta tradicional carrera que se inició en 1924; en las casas todos hacían fuerza por él, pegados al televisor, con ansias para proclamar su triunfo.Siete años después surge Jefferson Pérez, el único ecuatoriano que le ha otorgado dos medallas olímpicas al Ecuador: una de oro en marcha atlética de 20 km en los juegos olímpicos de Atlanta en 1996 y, una medalla de Plata en Pekín en el 2008; de manera similar, pegados al televisor, le apoyamos cruzando los dedos, haciendo fuerza, viendo que él nos representa con dignidad, con altura, con triunfo.

Los dos se desprenden de la masa, van por los primeros lugares, no dudan en entregar su máximo esfuerzo, no piensan ser derrotados; son pequeños de estatura, típicos ecuatorianos, que logran y reciben los triunfos con humildad, entonces en ese momento, encienden en sus compatriotas la motivación y el orgullo de ser ecuatorianos. Los dos atletas se retiraron ya, la selección no clasificó y los ciudadanos se encuentran huérfanos de identifi cación con atletas individuales; menos mal que ahora la Liga con sus cuatro triunfos, nos llena de alegría, más allá de los equipos por los cuales cada quien tiene su corazón.

Similar a las competencias atléticas, ahora a nivel de países, existe una carrera anual llamada "Competitividad Global" y allí nos calzamos con nuestros mejores zapatos tenis, todos los ecuatorianos en equipo, para vencer. Debemos ganar en doce pruebas, más exigentes que un duro decatlón y al final de la contienda, quedamos en un puesto poco honroso número 105 entre 139 corredores; para una mejor comprensión, en percentiles ocupamos, no el primer puesto como Rolando o Jefferson sino el puesto número 75 entre 100 corredores; estadísticamente es el último cuartil, esto quiere decir que nos ubicamos cerca del cuartil donde están los más malos de la competencia.

En la carrera mundial de la competitividad global, el Jefferson Pérez de los países se llama Suiza quien obtiene el primer lugar con medalla de oro en el 2010, alcanza 5,63 puntos sobre 7,00; la medalla de plata se lleva Suecia y, Singapur desplaza con su medalla de bronce a los Estados  Unidos, quien en esta ocasión ya no está en el podio de los triunfadores, pues ocupa el 4to lugar.

La carrera para este año ha terminado, ya está. ¡Qué frustración! ¡Qué vergüenza personal y ajena! No hemos hecho un buen papel

Corriendo en honrosos lugares están en el primer pelotón: Alemania, Japón, Canadá, Francia y dentro de este grupo, sacando la cara por Latinoamérica, Chile viste su camiseta en el puesto 30 de 139, ¡qué bien!. En el segundo pelotón bastante más distante de los corredores de élite, luce la camiseta Brasil con el puesto 58, Uruguay con el 64, México rezagado acaba de perder 6 puestos desde el año pasado y está 66 y, Colombia se ubica en el 68.

En un tercer pelotón, Perú acaba de subir cinco puestos desde el año pasado y se ubica en el puesto 73, Guatemala en el 78, El Salvador en el 82, Argentina en el 87 y, cerrando este grupo, asoma la camiseta del Ecuador ocupando el puesto 105 de 139, justo en el límite entre el final del tercer pelotón y el inicio del cuarto; en este grupo vamos codo a codo con Kenia, Bangladesh, Bolivia y Cambodia, sacándole unos pocos metros a Nicaragua que va en el puesto 112, junto con Tanzania,Ghana y Zambia: mucho más atrás se los ve a Paraguay en el puesto 120, atrás Venezuela que corre en el puesto 122 y así, cerrando el grupo de todos estos corredores, en el último puesto con el número 139 está Chad.

La carrera para este año ha terminado, ya está. ¡Qué frustración! ¡Qué vergüenza personal y ajena! No hemos hecho un buen papel. Todos juntos como ecuatorianos, recogemos nuestros implementos, solamente conseguimos un certificado de participación y nada más, nos vamos pensado que apenas por un puesto, nos salvamos de entrar en el cuarto pelotón, donde están los malos corredores o los principiantes que inician con puntuaciones desde 3,64 hasta el último que obtiene 2,64 sobre 7 puntos, promediando todas las pruebas . No hay recibimientos en el aeropuerto, no hay vivas, ni premios, tampoco reconocimientos, no hay elogios, solamente un silencio pesado que nos acompaña hasta nuestros hogares.

Algunos colegas para calmar su pena, gastan las pocas energías que les quedan en: alegar la organización del evento, que los jueces no nos favorecen, que los cronómetros no son precisos, que la prueba no tiene validez; cualquier cosa que justifique en algo los resultados, pero la sentencia está dada: Estados Unidos regresa a su casa por primera vez sin medalla y Ecuador rumia su frustración con el puesto número 105 entre 139 participantes.

El año pasado nos pasó igual, quedamos en el puesto 105, un comentario de un vecino nos alerta "creo que nos estamos volviendo -caras duras-" al repetir los mismos resultados y no mejorar.

Ciertamente, no vale la pena mirar hacia atrás por cuanto esta carrera tiene más de 30 años de historia y ver los resultados nos puede deprimir; mejor ver hacia adelante.

El amor propio y la propia autoestima exigen: analizar por qué se dan estos resultados, por qué volvemos a tener esta derrota, además debemos cambiar de hábitos y actitudes, quizá de entrenador, en todo caso debemos hacer diversas cosas para salir del grupo de los últimos, definitivamente no podemos continuar así.

La hoja de los resultados en ese dodecatlón, que nos entregan, es clara en sus puntuaciones para Ecuador pues allí están, los deportes en los que debemos esforzarnos y trabajar duro, los resultados pasados a percentiles nos indican que :

En Institucionalidad estamos al último, ocupando el puesto 92 sobre 100; en Infraestructura el puesto 69; en Entorno macroeconómico el puesto 39; en Salud y educación primaria el puesto 54; en Educación superior y capacitación el puesto 66; en Eficiencia de mercados el puesto 95; en el Desarrollo de mercados financieros el puesto 83; en el Desarrollo tecnológico el puesto 77.

El promedio de todas las puntuaciones que logramos en cada deporte por separado, nos ubicó en elranking general número 105 de 139 países competidores, que es lo mismo que el puesto 75 entre 100.

Por el norte de Quito, muy cerca de las montañas del Pichincha, en el "Programa de Gobernanza y Liderazgo Político" que se desarrolla en IDE Business School, la cuarta promoción en el aula, desarrolla una tarea bajo la conducción de Fernando Larraín, Director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez: ¿cuál es la tarea clave en la que todos ustedes están de acuerdo que el Ecuador debe realizar, más allá de sus diferencias políticas?

La respuesta es clara, contundente y por consenso: "La institucionalidad y definir una estrategia a nivel de país"; la institucionalidad es el primer pilar de la competitividad global, ésta se expresa por tener instituciones respetables y sólidas, con cumplimiento de las leyes y una administración eficiente pues los individuos, las empresas y el gobierno interactúan con las instituciones para generar salud en la economía; no se trata solamente de tener leyes sino que las actitudes y acciones de los ciudadanos y del gobierno las confi rman con hechos, y que las instituciones cuenten a su favor con: líderes, gerentes, servidores y ciudadanos éticos, honestos , eficientes y que sus conductas así lo evidencien.

Sin duda alguna el Ecuador tiene un gran desafío en la construcción de buenas instituciones; este pilar fundamental hará que se traduzca en Gobernanza y por ende en segura democracia para los ciudadanos.

Solamente de esa manera se hará realidad, lo que el Diccionario de la Real Academia en su vigésima segunda edición define como Gobernanza: " Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía.

Estamos desafiados, no podemos descansar, los otros países-atletas ya volvieron a entrenar; debemos caer en cuenta que somos todos los ecuatorianos corriendo en un mismo equipo, debemos ganar algunos puestos en varias disciplinas, de otra forma el próximo año nos tocará aceptar en silencio el comentario del vecino que nos podría decir "te estás volviendo cara dura!".

Descargar

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios