Continuamente escuchamos quejas sobre nuestros trabajadores. No entienden las órdenes, su coeficiente intelectual no es el que esperábamos o básicamente no saben pensar. El problema se agrava cuando estamos hablando de personal con un nivel de educación más bajo. Así que esperamos que nuestros ejecutivos sean inteligentes y nuestros obreros… fuertes. Pero no debemos olvidar que las personas son el recurso más preciado de nuestra empresa y al fin de cuentas, un activo en el que debemos invertir, si queremos que sean más productivos.

En mis clases de Comportamiento Humano en el IDE acostumbro bromear diciendo que el líder debe aprender técnicas para manipular a las personas, que debe tener como principal herramienta la vara de pescar con la zanahoria en la punta, para ir atrayendo a las personas hacia donde queremos. Aunque dentro de la broma hay mucho de verdad, se trata por supuesto de lograr que la gente haga cosas, que finalmente serán para su propio benefi cio. Debemos partir de la premisa de que todo líder debe fundamentalmente estar preparado para tres funciones puntuales y específicas: Saber trazar objetivos, saberlos comunicar y saber motivar.

48% de la inteligencia depende de la genética, es decir son habilidades innatas.

Trazar Objetivos. Significa que todo líder necesita tener suficiente visión para saber hacia dónde va la empresa. Es una mezcla de ambiciones, intuición, conocimiento de mercado y una gran carga de innovación, que debería ser esa parte inexplicable que hace a algunos capaces de ciertas actividades artísticas y a otros no. Tener una visión del futuro es un don inherente a la capacidad de liderazgo, asimismo, esta persona debe tener la capacidad de visualizar esos objetivos también en su vida. No se puede ser un buen líder si primero no se es una buena persona. No puedo tener ambiciones comerciales cuando mi matrimonio va al fracaso y los hijos están desatendidos. El liderazgo se fundamenta en el ejemplo y la coherencia con la vida propia es esencial. Generalmente se pueden trazar buenos objetivos generales a través de la pregunta: "Al final de este periodo estaré en capacidad de…" y luego se plantean los objetivos con verbos activos en infi nitivo. Verbos activos significa objetivos medibles. Veamos un ejemplo. Si cierro los ojos y pienso en un periodo de mi vida dentro de algunos años, me visualizo caminando por una playa, en compañía de mi esposa. Ambos somos unas personas mayores pero lucimos bien. Tenemos ciertas comodidades económicas que nos permiten vivir sin apuros, he logrado prestigio en mi trabajo, dedico mis esfuerzos a enseñar y escribir, además puedo seguir investigando; tengo unas hijas felices, que van buscando su camino a la realización, en medio de buenos principios católicos y la búsqueda de Dios en todas nuestras acciones.

Saber Comunicar esos objetivos es lograr que las personas entiendan lo que tienen que hacer para llevar la empresa a ese objetivo general. Las personas necesitan ser dirigidas, necesitan que les digan lo que tienen que hacer para tener éxito. La confianza en ese líder es importante, pues sin credibilidad no se logra ninguna acción. De la misma manera un buen líder se da cuenta dónde colocar a las personas para que sean más productivas, den mejores resultados y alcancen un mayor crecimiento. Es más fácil para las personas lograr lo que se han propuesto si alguien con mejor visión les da los objetivos específicos, lo que tienen qué hacer para alcanzar el objetivo principal. Volvamos al ejemplo anterior y planteemos los objetivos específicos o de desempeño. "Para lograr los objetivos generales debo…" y otra vez verbos activos, medibles. Si quiero llegar físicamente bien a una edad avanzada, pues desde ahora tengo que cuidarme en las comidas, hacer deporte y llevar una vida sana y sin excesos. Si quiero que mi esposa siga a mi lado en ese momento y esté feliz, desde ahora debo construir una buena relación, cariñosa, llena de detalles. Para lograr el prestigio profesional debo hacer muy bien mi trabajo, siendo ético, responsable, diligente, encontrando cuáles aspectos debo mejorar y aprendiendo de los demás, formándome profesional y espiritualmente, para alcanzar un equilibrio. Se trata de plantearse metas a corto y largo plazo que faciliten y "aseguren" de algún modo la consecución de esas metas. Hablando en términos empresariales, es "un plan estratégico" personal. Yo no estoy dispuesto a dejar en manos de la suerte mi futuro. ¿Usted?

Saber Motivar, y más aún, conseguir motivar, que la gente quiera hacer las cosas y además que se sienta cómoda haciéndolo, sólo se logra de manera sostenible si los convencemos de que haciendo el trabajo bien, llevando una vida ordenada, haciendo las cosas de la mejor manera porque es la única manera de hacerlo, también van a lograr sus propios objetivos, es acercarlos poco a poco pero de manera sólida a la Trascendencia, la única motivación que permite a las personas crecer de manera profesional y humana. Cuando una persona tiene sus objetivos propios claros y está segura de cómo conseguirlos, le van a importar menos las crisis, se adaptará mejor al cambio y estará generando un mayor compromiso, pues no tiene los ojos puestos en el día a día, sino más allá, cuando ya ha conseguido metas que están muy por encima de cualquier contrariedad del día a día.

Esto está muy bien, pero cómo hago para transmitir objetivos, comunicarlos y motivar si la persona que tengo del otro lado no está preparada más que para actividades físicas, pues la cabeza sólo le sirve para ponerse la gorra cuando va al estadio.

Es entonces cuando los empresarios tiran la toalla y descargan la motivación en lo puramente extrínseco (sólo se mueve por plata) o en lo intrínseco (sólo me hacen caso los aduladores, aquellos que quieren congraciarse con el jefe y sólo trabajan cuando los están viendo).

Está claro: no saben pensar, algunos parecen brutos, otros probablemente lo sean y yo no soy nadie para cambiar el mundo. La inteligencia depende aproximadamente en un 48% de la genética. Es decir, si papi y mami no son muy inteligentes, pues no hay mucho que se pueda hacer; el otro 52% viene de los cuidados prenatales, la estimulación temprana, el entorno familiar, la educación, la escuela, etc.

La buena noticia es que se pueden lograr grandes resultados cuando revertimos el proceso, o por lo menos cuando comenzamos desde cero y le enseñamos a la gente a ejercitar el cerebro, digámoslomejor: a realizar procesos de pensamiento. Veamos: ¿Cuál es la principal cualidad de un niño o por lo menos cuál es su mayor estrategia de aprendizaje? La curiosidad. Muy bien. ¿Y cómo logra el niño ser curioso? A través del asombro. Nunca pierde la capacidad de asombrarse. ¿Cuándo pierde el interés? Cuando ya no es juego. Recapitulemos entonces: para lograr darle información a alguien que tiene el cerebro como el de un niño, que sólo cede ante estímulos básicos y atractivos, primero debemos interesarlo. Segundo, la información que le damos debe ser suficientemente atractiva como para que quiera saber más o por lo menos que le cause una impresión fuerte.

El juego o que las actividades tengan algo de lúdico son herramientas útiles si queremos darle más, entrenarlo, preguntarle al respecto y que lo interiorice. Estos tres aspectos son el secreto para iniciar un proceso de capacitación y formación, de lo contrario me puedo conseguir al "gurú" de la motivación, y gran parte de mi personal estará pensando en otra cosa, desde la hora de salida hasta el "break" donde podrá comer y llenarse a sus anchas.

Si se quiere "lanzar" e intentarlo, le sugiero que determine un día a la semana para esta actividad. Regale usted una hora del tiempo laboral y que los trabajadores den otra. Si la salida es a las 18h00, pues entonces la actividad será de 17h00 a 19h00. Inicie por algo no tan fuerte y que les guste a todos. Puede ser una dinámica de grupo donde puedan correr o realizar actividades físicas, trabajando en equipo; si no tiene alguien que pueda manejar bien esta actividad inicie con una película. Algo entretenido, que se pueda aprovechar. Por ejemplo "Gladiator" o "Coach Carter", que tienen gran cantidad de situaciones y diálogos aplicados al mundo de la empresa (motivación, liderazgo, trabajo en equipo); en youtube se pueden encontrar videos de corta duración, con temas dirigidos y específicos.

Una vez terminada la proyección (película, video o lo que sea), acompañado ojala por un pequeño refrigerio, realice preguntas que lo orienten hacia el tema: qué fue lo que más les gustó, cómo debió haber actuado, qué hubieran hecho ellos y finalmente: ¿Cómo lo aplicamos a la empresa? Permita las bromas, hágalo divertido. Esto se puede aprovechar en varias sesiones, permitirles interactuar. Otra actividad que se puede intentar es algo relacionado con el arte o la literatura. Recuerde que el factor fundamental es que sea divertido. A usted le puede parecer muy interesante la vida de Leonardo da Vinci, pero sus trabajadores quieren ir al grano, a lo visual, a lo práctico.

Demórese más en los inventos, en imágenes, en máquinas. Hable de lo maravilloso que es generar ideas, fomente la innovación, hágalos sentir fundamentales en la innovación de la compañía, que entiendan que son ellos los que observan de cerca el quehacer de la empresa, ellos van a "inventarse" las cosas más prácticas. No le de miedo intentar entregarles pinceles, acrílicos y papel, pero hágalo dirigido, con un profesor que sepa del manejo de grupo y con objetivos dirigidos, por ejemplo, dibujar la actividad que más les gusta, como se ven en unos años, una escena del trabajo, se pueden exhibir las mejores pinturas, volverlo broma (¡cuidado, no burlarse!), no espere grandes trabajos pero sí observe qué hicieron, qué reflejan, de todas maneras lo importante es que realicen el dibujo dirigidos por alguien que les de indicaciones, que comprendan que son capaces de hacer cosas artísticas.

Los logros van más allá de mejorar sólo su capacidad laboral. Se sentirán más importantes, generaremos compromiso, tendremos mejores personas.

La Familia en algunas ocasiones puede participar en actividades de este tipo. Se puede añadir un taller para los hijos y las esposas el fin de semana. Los chicos pueden recibir pintura, manualidadeso algo deportivo; las esposas enseñanzas prácticas: costura, cocina, incluso actividades que después les generen ingresos.

He visto en empresas que han realizado la actividad, publicar calendarios y agendas con las pinturas realizadas por los hijos de los empleados. Sólo piense en la motivación que esto puede ocasionar. En algún momento la pareja de esposos deben juntarse para recibir charlas sobre la educación de sus hijos, la vida en pareja y demás temas que los ayuden con el matrimonio. Esto es apuntar a la trascendencia, hablar de "sostenibilidad", a fin de cuentas la búsqueda más importante de todo ser humano es la felicidad.

Repito que el secreto radica en hacerlo atractivo, en que quieran regresar y una vez que los tenemos interesados, aprovechar las actividades para "tomar nota" y trabajar temas que preocupen a la empresa, como absentismo laboral, accidentes de trabajo, relaciones personales, comunicación, etc.

Por supuesto que los logros van más allá de mejorar la capacidad los trabajadores. Ellos se sentirán más importantes, mejorará su autoestima; vinculando la familia a las actividades generaremos compromiso tanto de erl empleado como de su círculo más cercano, tendremos mejores personas, será más fácil hablarles y entenderán mejor nuestros propósitos y nuestras órdenes.

Medir los resultados es importante en cualquier proyecto de Responsabilidad Social Empresarial. Estas actividades deben ser pesadas, y sus resultados cuantificables. Además debe retornar a la compañía en ganancias. Si no es rentable, no sirve. Sin embargo, hay una parte que no es cuantificable, y esta parte presentará su valor con el tiempo y a largo plazo. Personas con mayor tono humano, con una empresa que apunta hacia el fin último de los hombres y no a objetivos inmediatos.

Este es un gran desafío para las empresas actuales, apostar por las personas, que la cultura general haga parte de la cultura de su empresa, que saber pensar y saber actuar (inteligencia emocional) se convierta en uno de los parámetros fundamentales del desarrollo de sus empleados.

Esto conllevará a que incluso la dirección sienta la satisfacción más grande que pueda sentir toda persona: fomentar el crecimiento de los demás, lograr que su gente sea mejor . Haga la prueba y convierta su compañía en una empresa Culturalmente Culta.

Descargar

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios