El sector cacaotero ecuatoriano.

 

Impuesto

 

En la década de 1890, Ecuador se convirtió en el principal exportador de cacao en el mundo, y ello dinamizó la económica local al punto que se establecieron los primeros bancos.

En la actualidad, nuestro país se ha vuelto muy competitivo a nivel internacional en el mercado cacaotero. En nuestro suelo, existe un tipo único de cacao (Nacional), que al ser de fermentación corta, da un chocolate de buen sabor y aroma.

Este año, de acuerdo a cifras del Banco Central del Ecuador BCE y el Banco Nacional de Fomento BNF, el mercado cacaotero (producción local) creció 11%, mientras que el año anterior, la cifra fue del 7%.

De acuerdo a cálculos del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones ProEcuador, la tasa de rendimiento de superficie cosechada respecto a superficie sembrada, pasó de 0,37 a 0,56 entre los años 2007-2011. En ese mismo período, la producción de cacao creció un promedio de 14,28% anual.

El sector cacaotero incluye el cacao en grano (que en año 2012 registró una participación del 76,34% de esta cartera, según cifras del BCE) y también productos semielaborados como la manteca, licor o pasta, chocolate amargo, torta, y polvo.

Parte de la estrategia de comercio exterior, incluye las certificaciones internacionales, que juegan un papel fundamental al momento de pretender ser competitivos a nivel global.

En medio de un crecimiento de 22 mil toneladas métricas de exportación de cacao, representado ingresos adicionales por $90 millones; en agosto de este año, el sector cacaotero fue declarado en emergencia por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca MAGAP.

El ente gubernamental estimaba que la proliferación de las plagas monilla y escoba de bruja representaban un riesgo fitosanitario para alrededor de 170 mil hectáreas, perjudicando a la tercera parte de los agricultores locales. En el Ecuador hay aproximadamente 500 mil hectáreas destinadas al cultivo de cacao, y esta actividad aglomera cerca de 100 mil productores.

Las medidas a tomar, también estaban pensadas en el anunciado Fenómeno del Niño, y la inversión en el sector para mitigar los riesgos sería de $ 4 millones, que se destinarían en la adquisición de kits fungicidas.

Por otro lado, la estrategia de los productores estaba orientándose a cultivar variedades de grano con un mayor índice de rendimiento, aunque este no sea tan rentable como el cacao de “fino aroma” o “cacao arriba”.

Cuatro días después del anuncio de declaratoria de emergencia al sector cacaotero, se inauguraba la tercera edición de La Cumbre Mundial del Cacao en la ciudad de Guayaquil. Este evento ayudaría a fortalecer un mercado que actualmente produce cerca de 250 mil toneladas, lo que convierte al país en el cuarto productor mundial. Finalmente la cita comercial, dejo en su conjunto un saldo de $21,8 millones de dólares en negociaciones (de cacao y café).

 

 

 

Departamento de Investigación.

IDE Business School

 

 

 

 
 
 
 
 

Compartir articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios